jue. Dic 5th, 2019

La Santa Sede advierte a los obispos alemanes que la eclesiología de su asamblea sinodal no es válida

Los planes para un «proceso sinodal vinculante» fueron anunciados por primera vez por el cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana (CEA), a principios de este año.

CNA informó la semana pasada que los estatutos para la «Asamblea sinodal» planificada fueron aprobados en agosto por la Asamblea permanente de la CEA, antes de la Plenaria de todos obispos alemanes, que se celebrará del 23 al 26 de septiembre. CNA también informó que pequeños grupos de trabajo relacionados con el sínodo ya han comenzado a discutir una serie de temas controvertidos de la Iglesia.

En una carta del 4 de septiembre dirigida a Marx, el cardenal Marc Ouellet, presidente de la Congregación para los Obispos del Vaticano, indicó que los estatutos para la Asamblea sinodal deben ajustarse a las directrices emitidas por el Papa Francisco en junio, especialmente en el sentido de que un sínodo en Alemania no podría actuar para cambiar la enseñanza o disciplina universal de la Iglesia.

Ouellet también envió a Marx una evaluación legal de cuatro páginas de los estatutos aprobados por los obispos alemanes. CNA obtuvo tanto la carta del cardenal Ouellet como la evaluación legal adjunta.

La evaluación, firmada por el jefe del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, Mons Filippo Iannone, dice que los planes de los obispos alemanes violan las normas canónicas y, de hecho, se proponen alterar las normas y doctrinas universales de la Iglesia.

En su revisión legal de los proyectos de estatutos, el arzobispo Iannone señaló que los alemanes proponen tratar cuatro temas clave: «autoridad, participación y separación de poderes», «moralidad sexual», «la forma de vida sacerdotal» y «mujeres en ministerios y oficios de la Iglesia».

«Es fácil ver que estos temas no solo afectan a la Iglesia en Alemania, sino a la Iglesia universal y, con pocas excepciones, no pueden ser objeto de las deliberaciones o decisiones de una Iglesia en particular sin contravenir lo expresado por el Santo Padre en su carta», escribió Mons. Iannone.

En su carta a la Iglesia en Alemania del mes de junio, el Papa Francisco advirtió a los obispos alemanes que debían respetar la comunión universal de la Iglesia. El Pontífice escribió:

«Cada vez que la comunidad eclesial intentó salir sola de sus problemas confiando y focalizándose exclusivamente en sus fuerzas o en sus métodos, su inteligencia, su voluntad o prestigio, terminó por aumentar y perpetuar los males que intentaba resolver».

La evaluación legal del Vaticano plantea una serie de preocupaciones sobre la estructura propuesta y los participantes en el «camino sinodal» alemán. Llega a la conclusión de que los obispos alemanes no están planeando un sínodo nacional, sino un concilio de esa Iglesia en particular, algo que no pueden llevar a cabo sin explícita aprobación romana.

«Está claro por los artículos del borrador de los estatutos que la Conferencia Episcopal [alemana] tiene en mente hacer un concilio local de conformidad con los cánones 439-446 pero sin usar este término», decía la carta, enfatizando la necesidad del permiso del Vaticano para tal sínodo.

«Si la Conferencia Episcopal Alemana llegó a la convicción de que un es necesario un concilio local, deben seguir los procedimientos provistos por el Código [de Derecho Canónico] para llegar a una deliberación vinculante».

Un concilio, a diferencia de un sínodo, es una reunión de obispos que tienen la autoridad para hacer leyes para la Iglesia de un país o región en particular, pero solo bajo la autoridad directa de Roma, que define el alcance de su autoridad. Un sínodo, que es lo que los obispos alemanes han llamado a su proceso, se supone que es de caracter pastoral y consultivo, sin la autoridad para establecer normas vinculantes. La celebración de un concilio a nivel nacional es mucho menos común que la celebración de un sínodo, y requiere que la Sede Apostólica apruebe su agenda, alcance de acción y sus resoluciones finales.

El plan de los obispos alemanes para su sínodo confiere a los miembros del mismo la capacidad de formular nuevas normas para la Iglesia en Alemania. Esto, según la carta del Vaticano, no es aceptable.

La carta del Vaticano también dijo que la composición propuesta de la Asamblea sinodal «no es eclesiológicamente válida», mencionando expresamente a la asociación propuesta por los obispos, el Comité Central de Católicos Alemanes, un grupo laico que se ha manifestado públicamente contra una variedad de enseñanzas de la Iglesia, incluso sobre la ordenación de las mujeres y la moral sexual.

La evaluación del Vaticano señaló con preocupación que el Comité Central de Católicos Alemanes solo acordó participar en el proceso si la asamblea sinodal podía decretar políticas vinculantes para la Iglesia alemana.

«¿Cómo puede una Iglesia en particular deliberar de manera vinculante si los temas tratados afectan a toda la Iglesia?», pregunta Mons. Iannone.

«La conferencia episcopal no puede dar efecto legal a las resoluciones [sobre estos asuntos], esto está más allá de su competencia», dijo su carta.

«La sinodalidad en la Iglesia, a la que el Papa Francisco se refiere a menudo, no es sinónimo de democracia o decisiones mayoritarias», escribió el arzobispo, señalando que incluso cuando un Sínodo de los Obispos se reúne en Roma «depende del Pontífice presentar los resultados».

«El proceso sinodal debe tener lugar dentro de una comunidad estructurada jerárquicamente», agrega la carta, y cualquier resolución requiere la aprobación expresa de la Sede Apostólica.

La evaluación legal concluye finalmente que las propuestas alemanas «dejan abiertas muchas preguntas que merecen atención».

Altos funcionarios de la Congregación para los Obispos y del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos confirmaron a la CNA que ambos documentos fueron enviados al Cardenal Marx la semana pasada, con la instrucción de que su contenido debería ser la base para futuras discusiones sobre el proceso sinodal cuando los obispos alemanes celebren la próxima asamblea plenaria.

No está claro si la carta y el anexo legal ya se han distribuido entre todos los obispos alemanes. Esas instrucciones, efectivamente, parecen exigir a los obispos alemanes que desechen por completo sus planes.

Un alto funcionario de la Congregación para los Obispos  dijo a CNA el 12 de septiembre que las preguntas planteadas por la evaluación son «obviamente urgentes».

«Por supuesto, existe la sensación de que los alemanes simplemente no desean escuchar. El mismo Papa ha escrito y parece que no se ha notado nada al respecto », dijo el funcionario.

Un funcionario de alto rango en la Congregación para la Doctrina de la Fe, que no participó en la revisión de las propuestas alemanas, declaró a CNA que existe una impresión generalizada en la curia del Vaticano de que los obispos alemanes, liderados por Marx, son en gran medida indiferentes a las intervenciones del Vaticano.

«Todos saben lo que los alemanes quieren lograr, han sido perfectamente ruidosos al respecto. Hay una sensación creciente de que Marx no puede esperar a un próximo cónclave para actuar como si fuera el Papa. Ha decidido que sabe lo que es mejor para la Iglesia y lo verá hecho».

«¿Qué más hay que hacer sino esperar y ver? El Papa mismo ya ha escrito a los alemanes y ellos lo ignoran. Si pueden ignorar al Santo Padre, seguramente ignorarán a cualquier otra persona en la Curia».

«No hay duda de que saben lo que el Papa quiere de ellos», dijo a CNA un alto funcionario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos. «La pregunta es si los obispos alemanes siguen interesados ​​en lo que dice el Santo Padre».

Fuente; Nota original: infocatolica.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *